¿Qué son las varices?

Las varices son dilataciones venosas permanentes que se producen cuando las válvulas dentro de las venas no funcionan bien y no pueden impulsar el retorno venoso.

Esta acumulación de sangre en las venas genera una dilatación venosa que impide que cumplan su función normal.

El retorno de la sangre al corazón se produce por la compresión de los músculos de las piernas sobre el tejido elástico de las venas, la retención sobre la sangre que consiguen las válvulas venosas y la presión negativa de la región torácica que "aspira" la sangre y la devuelve al corazón.

La vena está formada por un tejido elástico y en su interior se encuentran, con forma de "nidos de golondrina", las válvulas venosas. Cuando se deterioran la válvulas y la venas pierden su elasticidad, en vez de recoger la sangre en su totalidad y trasportarla adecuadamente al corazón, se produce una acumulación de sangre en las zonas más alejadas del corazón, como las piernas, haciendo que las paredes de las venas se separen y adquieran una forma distinta como culebrillas, cordones gruesos o las llamadas arañas.

Este fenómeno es progresivo y puede afectar a otras venas repitiéndose el proceso si no es corregido el problema y las piernas se deformarán con nuevos cordones varicosos.

Además de ser un problema estético, las varices representan, fundamentalmente, un problema médico importante que puede causar dolores, malestar y cansancio en las piernas. Conocer su origen y las formas de tratamiento es dar el primer paso para combatirlas de la forma más correcta.



¿Cómo se originan las varices?

Existen muchas causas que influyen en la aparición y desarrollo de las varices: factores hereditarios, hormonales, diabetes, embarazos, sedentarismo, ingestión de bebidas alcohólicas, tabaco o exceso de cafeína, obesidad, posturas de pie prolongadas, etc...



¿Qué tipos de varices hay?

Suelen aparecer dos tipos muy comunes y claramente definidos, los llamados cordones varicosos o las llamadas varices estéticas.

Los "cordones varicosos" son esas varices muy llamativas que adquieren formas externas arrosariadas y voluminosas, y que comúnmente son tratadas con cirugía convencional. Suelen acompañarse de cambios en la coloración de la piel de los tobillos y, en ocasiones, de úlceras de la piel.

Las llamadas arañas varicosas, muy comunes en la mujer, son superficiales y tienen un componente hormonal.

Las más comunes son las vasculares y son muy variadas, pero para comprenderlas un poquito más, tenemos que explicar un pequeño concepto; aplicaremos una comparativa sencilla con un árbol de la naturaleza, por ese motivo suele denominarse árbol vascular, en los árboles existen, raíces, tronco, ramas de diferentes grosores y longitud hasta llegar a las ramas, si la enfermedad comienza en las raíces o tronco estamos hablando de enfermedades más graves, pero si la enfermedad empieza en las ramas lo primero que empieza a aparecer es en la caída de las hojas, pues en el sistema vascular aparecen patologías como la dilatación de las mismas, problemas dérmicos, calambres, picores, pigmentación, úlceras, inflamación en las estremidades, etc. Dependiendo del tipo de anatomía varicosa, se nos presenta un problema de origen estético o de salud.



¿Qué síntomas tienen las varices?

Inicialmente puede presentarse como un problema estético, pero cuando son cordones varicosos o se acompañan de úlceras, ya existe una enfermedad varicosa que debe ser tratada.

Los síntomas habituales son: pesadez, dolor no bien localizado, inflamación, calor, hormigueo, calambres, nerviosismo y sobre todo dilatación y edemas, que afean la extremidad.



¿Cómo se diagnostican las Varices?

El medio más importante es la exploración clínica realizada por un profesional experto. Se puede asociar o no a Ecografía con Doppler, para determinar el alcance e importancia de las varices.



¿Se pueden prevenir las varices?

Existe una cierta predisposición genética, por tanto, prevenir su aparición no siempre es posible. Se recomienda un estilo de vida saludable, evitar el sobrepeso, no fumar, llevar una vida activa físicamente sin sedentarismo y hacer deporte acorde a la edad y situación clínica.

Una vez que las varices están presentes lo mejor es que un profesional experto las valore y las trate adecuadamente.



¿Es conveniente el ejercicio?

Es conveniente e incluso aconsejable, pero siempre deportes que no conlleven gran esfuerzo como spinning, correr de forma muy continuada, el ciclismo, etc.

Podríamos resumirlo en un deporte adecuado para la edad y salud del paciente.



¿Se pueden usar tacones altos?

Francamente los tacones altos no son aconsejables para nadie, pero en el caso de tener problemas varicosos, después de haber usado tacones es aconsejable hacer algún ejercicio con el pie para activar el torrente sanguíneo, tipo jugar con una pelota de tenis con la planta del pie.



¿Cómo se pueden tratar las varices?

TIPO DE TRATAMIENTOS QUE SUELEN REALIZARSE

  • LASER: Es aplicado de forma local en variculas muy pequeñas y que no puede ser empleado en todo tipo de varices.
  • ESCLEROSIS: Se pueden usar en varices pequeñas o medianas. Con esta medida se produce una esclerosis o cicatrización total de la vena tratada, que queda como un cordón compacto por el que la sangre no vuelve a pasar.
  • CIRUGÍA: Se trata de la safectomía y que consiste en la extirpación de las venas varicosa del sistema venoso superficial. Mediante esta cirugía las varicosidades son extraídas quirúrgicamente de forma definitiva.
  • ¡Solución IMADSPAIN! MICROINDUCCIÓN: Es la aplicación de medicación en forma de espuma dentro del canal de la vena. Respetando su integridad, buscando su curación y su recuperación de forma progresiva.
    IMPORTANTE: Esto no es un tratamiento, es un método terapéutico que consigue la mejora del sistema venoso aplicando para ello medicación convencional de una forma diferente.
TOP