Cuándo preocuparte si tienes un sangrado anal

Imagina la situación: vas al baño, estas un ratito haciendo tus necesidades y, a la hora de limpiarte, en la zona anal, descubres que el papel sale manchado de sangre. Y eso asusta, mucho. Al margen de que la sangre es muy escandalosa y a lo mejor aunque hayas manchado no es para tanto, la pregunta que te haces es: ¿qué tengo? ¿Será grave? ¿Qué hago? Lo primero, respirar. Un sangrado anal puede venir por hemorroides, por una fisura anal o por otros motivos. Y te los contamos. 

  1. ¿Qué hacer si tengo un sangrado anal? 

Tener un sangrado en el ano no es algo frecuente, pero sí puede pasar en algún momento. La mayoría se produce debido a las hemorroides o a las fisuras anales, y no suelen revestir gravedad. Pero tampoco es cuestión de que no hagas nada al respecto. 

Normalmente, un sangrado se produce debido a que ha habido un esfuerzo a la hora de evacuar, provocando un desgarro en el conducto del ano, o bien en las hemorroides que se tengan, bien externas o internas. El problema es que, al ser una zona donde la higiene es difícil de mantener, esta puede ser difícil de tratar. Por eso, ante los primeros síntomas, hay que acudir a un especialista para ver cuál es la gravedad del problema y ponerle solución. 

¿No hay otro motivo por el que sangrar por el ano? Desgraciadamente sí, hay otros casos en los que un sangrado puede ser el primer indicio de que algo no va bien (hemorragia interna, problemas en los órganos…). Pero esto no es tan frecuente como la aparición de fisuras anales o hemorroides. 

facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *